Tiempos de Alianza y Colaboración

Tiempos de Alianzas y Colaboración

Estamos viviendo un tiempo de revelaciones, de necesidad de hacer nuevas alianzas que den fuerza a ese mandato que parece cobrar cada vez mayor fuerza: sean colaborativos, trabajen en pos de un alto propósito que sea la misma luz en el camino de muchos. No cabe duda que este tiempo de revelaciones expresa de qué manera las capas de la humanidad se retuercen y acomodan buscando el mejor modo de despertar, dejar atrás y avanzar. El despertar, sobre todo, está siendo inesperado a la vez que intenso. Nos encontramos en un escenario distinto que nos pone desafíos muy diferentes a aquellos que enfrentamos antes.

No hay manera de retroceder, solo podemos armarnos de valor y penetrar en lo desconocido, con todo lo que ese acto de arrojo conlleva. 

Sin embargo, para poder llevar a cabo esta hazaña, necesitamos aliarnos, sumar fuerzas, creatividad y motivación.

Cuando me enteré de la alianza, nuevita y prometedora, entre Gabriela Riveros Escobar en representación de Sendero del Alma y Corporación Javier Salinas por una parte, y por la otra Andrés Dickstein en representación de Paimun Vida Natural, se me escapó un enorme suspiro de alivio. Tenía que llegar este momento. Paimun Vida Natural es una suerte de amorosa despensa de nuestro hogar, del hogar de cada terapeuta dispuesto a poner al servicio de sus consultantes lo mejor en cuanto a insumos. Paimun Vida Natural nos ha acompañado por muchísimos años respaldando el trabajo terapéutico con su voluntad de servicio, su impecable acción siempre innovadora y su disposición hacia el trabajo terapéutico, todo esto entregado con esa calidez que nos hace sentir en casa.

¿Y la otra parte de la alianza?

El Dr. Ermanno Paolelli, autor de ese libro magistral que se titula Neuro cuántica, afirma que Amor, Belleza, Verdad, Orden y Justicia son metanecesidades, la expresión más evolucionada y el logro más reciente de nuestra evolución terrenal. Como tales, estas necesidades apenas son expresadas por una minoría de individuos, y todavía -dice Paolelli- se necesitará tiempo para que se extiendan a una amplia masa de la población. Pero, antes o después, esto llegará a través de los polos de consciencia, los que formarán una masa crítica de intenciones y de campos-pensamiento evolucionados, capaces de desplazar a la humanidad de este purgatorio -cuando no infierno- cotidiano. Entonces, afirma el Dr. Paolelli, trascenderemos verdaderamente la esfera individual y material, y TODOS TENDREMOS UNA GRAN INSPIRACIÓN ESPIRITUAL, MAYOR SENTIDO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL, CREATIVIDAD, INSPIRACION E INTERES RENOVADO POR LA INVESTIGACIÓN 

CIENTIFICA, UN GRAN SENTIMIENTO DE SOLIDARIDAD Y DE PARTICIPACION EN EL SUFRIMIENTO DE LOS DEMAS.

Esto explica con gran claridad, dos cosas: la primera, que aquello que era tan sencillo hace dos décadas, hoy ya no lo es tanto. El alma humana se prepara para un gran salto cuántico y los terapeutas debemos estar atentos para detectar señales que puedan ayudar a nuestros consultantes a hallar el camino correcto en la búsqueda de la armonía alma-personalidad, que es el perfecto encuentro de nuestra consciencia individual con la consciencia cósmica, fuente de perfección. Estar atentos, pero también contar con las herramientas adecuadas, las más eficientes, rápidas y profundas.

Este punto señala como la luz de un faro lo necesaria que era esta alianza Paimun Vida Natural -Sendero del Alma: en los tiempos que muestran puntos de inflexión necesarios para poder evolucionar como individuos, pero también como Humanidad, surgen en el mundo personas que parecen recibir oleadas de inspiración a la vez que oleadas de energía física para poder llevar a cabo el trabajo de manifestar en el plano físico esa inspiración. Esto es innegable. Ejemplos hay, y muchos en muchos lugares y quehaceres. 

Y aquí en Chile, hace unos cuantos años comenzó a brillar una potente luz que nunca se apaga, al modo de Bach, luz de inspiración coherente, plena de sabiduría intuitiva que se apoya en sólidos conocimientos científicos. Luz que ilumina un quehacer inagotable, un afán creador grandioso en su tremenda fuerza como asimismo magnífico en su sencillez, propia de los grandes benefactores de la humanidad.

Me refiero a Gabriela Riveros Escobar. Y al nombrarla, me pregunto ¿hemos los terapeutas aquilatado el apoyo insuperable que tenemos en el inagotable, serio, respetuoso e inspirado quehacer de nuestra Gaby? ¿Nos hemos detenido a pensar que sus remedios cuánticos

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *